Cómo hablar con tu hija de su primera menstruación:

Si dividimos la vida de una mujer de una forma muy simple, entre las etapas de infancia y niñez, la etapa fértil que comienza con la menarquia (o primera menstruación) y la de madurez (a partir de la menopausia o último sangrado), podemos afirmar que la mayoría de las mujeres  pasamos entre 35 y 40 años inmersas en ciclos menstruales y sangrando una vez al mes. (Ojo con esta mayoría; en la menstruación, la excepción es la regla, y cada cuerpo menstruante tiene sus ritmos, tiempos y detalles concretos).

Pero muchas no somos conscientes de que somos cíclicas, y “sufrimos” esta larga etapa escondiendo, avergonzándonos o criticando nuestros días de sangrado, cambios de humor y energía.  Las niñas captan esas sensaciones de sus madres desde su más tierna infancia, así como captan que aquello de lo que no se habla no existe, y si algo inherente a una misma se esconde, es sucio y le hace indigna.

Cómo va a vivir tu hija (sobrina, ahijada, nieta…) esta etapa y que se sienta privilegiada o inferior por ser mujer, depende en gran medida de cómo la vivas tú y de cómo le hables de su ciclo menstrual.

En base a mi experiencia impartiendo talleres de educación sexual en colegios, y de Menstruación con niñas y sus madres, y sus miedos e inquietudes, te dejo estos consejos que pueden ayudarte:

  • Al igual que nombramos partes del cuerpo como nariz, mano… debemos nombrar el útero, vagina, clítoris…con total naturalidad. Que integren estos órganos internos como partes propias, que deben cuidar y respetar. Aceptamos mejor un sangrado que ocurre en nuestro útero y es expulsado por nuestra vagina cuando desde pequeñas nos han hablado de ellos y losconocemos
  • Muchas niñas viven con ansiedad el momento de su menarquia y los cambios que van a experimentar. Háblale de cómo va a ir cambiando su cuerpo, sus gustos y forma de pensar antes de que pase
  • Asegúrale que este cambio no le va a impedir seguir siendo una niña. Hay niñas que creen que con su primera menstruación se van a convertir de repente en mujeres y van a dejar de jugar a cosas de niñas
  • Aclárale de que no tiene que avergonzarse de nada; el ciclo menstrual es algo natural y símbolo de salud
  • Cuéntale tu experiencia menstrual, incluso la de otras mujeres de tu familia, y la de amigas que hayan sido diferentes
  • Hazle saber que estás ahí para que pueda consultarte o contarte cualquier cosa que necesites saber sobre su menstruación. Si no conoces la respuesta, díselo y buscad juntas información o asesoramiento en un centro de salud o consulta de Educadora menstrual: Ver Síntomas en la menstruación
  • Enséñale diferentes productos de higiene menstrual, y cómo utilizarlos (copa menstrual, compresas de tela y de un uso…)
  • Explícale de manera básica las 4 fases del ciclo menstrual, y sentimientos que puede tener en cada una de ellas
  • Busca cuentos, libros y películas que hablen de educación menstrual para verlos juntas
  • Es importante crear estos espacios “entre chicas”, pero también es importante que en casa podáis hablarlo sin vergüenza, en lugares en los que estén figuras masculinas como el padre y hermanos. Volvemos a la premisa de no esconder nuestra condición de mujer
  • Celebra el paso a esta nueva etapa vital: Podéis preparar una tarde especial con las mujeres de la familia, o con sus amigas: Ver Talleres para niñas